Quiénes somos

grupo de crianza compartida

Somos una asociación formada por un grupo familias, una gran familia, de Poblenou, con bebés de entre 9 y 3 años. Durante la primavera de 2013 empezamos a juntarnos para conocernos y definir el proyecto, los preparativos duraron unos meses, queríamos tenerlo todo bien atado. La idea que nos movía era la de ofrecer un entorno muy cuidado a nuestros hijos, un lugar donde se les acompañara desde el amor y el respeto por sus necesidades. Queríamos estar presentes en su evolución y participar en la organización del proyecto, de manera que cada día de la semana, una familia acompañaba a los bebés junto con una educadora.

En septiembre de 2013 arrancó el grupo con seis familias, una educadora, un local y muchísima ilusión. Al poco de empezar el proyecto nos dimos cuenta de que ninguno se imaginaba la envergadura de la aventura. Lo vivimos de forma muy intensa y nos entregamos a lo que fuera sucediendo, un grupo de crianza compartida es mucho más que un espacio para los niños, es un lugar de crecimiento para todos los que participan en el proyecto.

Con el tiempo el proyecto fue evolucionando, pasamos de ser 6 familias y un acompañante a 10 familias y 2 acompañantes. Los asuntos prácticos del día a día varían mucho en función de las familias que integran el proyecto cada curso escolar, de manera que es un proyecto vivo.

El Bosque de las caracolas lleva 4 años en Poblenou y se prepara para su quinto curso escolar en 2017/2018. Ángeles, la acompañante que ha liderado el proyecto los últimos dos cursos se hará cargo de la gestión a partir de ahora, de manera que las familias seguirán implicadas en el proyecto, pero no participarán haciendo turnos en el día a día.

 

LA ACOMPAÑANTE

Ángeles es maestra de infantil y psicomotricista. Ha cursado formación de pedagogía viva en el CRAEV y La Caseta y llevo 3 años como acompañante en nuestro grupo de crianza compartida.

 

METODOLOGÍA

El proyecto se basa en la confluencia de diferentes enfoques educativos como Emmi Pickler, la psicomotricidad de Bernard Aucouturier, material Montessori, Rebeca Wild, entre otros… dando lugar a la pedagogía viva o activa, es decir, la que parte de las necesidades y capacidades del niño y lo acompaña en su proceso, respetando su momento personal y evolutivo.

Se basa en experimentar, descubrir, probar, observar, construir, relacionarse y, sobre todo, jugar. El juego es espontáneo y libre, en un espacio preparado y adaptado a sus necesidades y motivaciones. El adulto es un observador, sin juicio, de sus manifestaciones, de su manera de ser y hacer, que con presencia, amor y respeto acompaña la curiosidad del verdadero protagonista: el niño.

Te invitamos a que nos conozcas a través de estas páginas y nos encantará que nos contactes si quieres más información o tienes algo que aportar.